Orpea sigue haciendo negocios con un holding luxemburgués bajo investigación judicial

Shutterstock

Maxence Peigné
Maxence Peigné
Leïla Miñano
Leïla Miñano
22 septiembre 2023
Fuentes jurídicas francesas vinculadas a la investigación creen que la entidad luxemburguesa Lipany ha sido un "vehículo de blanqueo de dinero y corrupción" controlado por antiguos directivos de Orpea.
El grupo galo de residencias Orpea siguió haciendo negocios con la compañía luxemburguesa Lipany después de que Investigate Europe (IE) e infoLibre revelaran el año pasado las supuestas operaciones irregulares de ambas compañías, que están ahora bajo investigación judicial en Francia [puedes leer aquí la información]. Así lo demuestran nuevos documentos del Registro Mercantil de Luxemburgo, a los que ha tenido acceso IE. Lipany es un holding que está controlado por antiguos directivos de Orpea y que llegó a amasar activos por valor de casi 100 millones de euros. La multinacional de residencias también está siendo investigada en Francia por presuntos malos tratos a residentes y malversación de fondos públicos.

Las nuevas revelaciones muestran que, incluso después de que Orpea presentara en abril de 2022 una denuncia a las autoridades contra exdirectivos del grupo en la que se cita expresamente a Lipany, ambas compañías siguieron haciendo negocios entre sí. En julio de 2022, Orpea prometió nuevos fondos a Lipany casi sin intereses, en un plan en el que participó el ex director financiero del grupo, despedido oficialmente dos meses antes. En 2023, Orpea también compró varias propiedades francesas a su socio luxemburgués por una cantidad no revelada y le cedió la supervisión de dos instalaciones en Italia.
 
Fundada en 2007, Lipany pertenece a Roberto Tribuno, un contable de 60 años que fue consejero delegado de Orpea Italia hasta 2017. Aunque en teoría es independiente del grupo de residencias, el holding luxemburgués acumuló acciones en centros de Orpea en Italia y Francia y, en menor medida, en Alemania, así como inversiones en Bélgica. Tras las revelaciones periodísticas, Orpea perdió el 19% de su valor en Bolsa y anunció oficialmente el despido del director financiero, Sébastien Mesnard.
 
Orpea es la empresa que más residencias explota en la Comunidad de Madrid y la segunda en el conjunto de España, donde tiene más de 50 centros y 8.000 plazas. Solo DomusVi gestiona más geriátricos. La multinacional francesa, que cuenta en todo el mundo con más de mil residencias, se ha visto inmersa en un gran escándalo desde la publicación en enero de 2022 de Les Fossoyeurs (Los sepultureros), un libro en el que se describen los malos tratos en centros del grupo. Su autor, el periodista galo Victor Castanet, acusaba a la empresa de maltratar a sus 260.000 residentes enfermos o ancianos, en particular racionándoles la comida y los productos de higiene. Las denuncias hundieron las acciones de Orpea, al tiempo que se multiplicaban las quejas de las familias afectadas. Las autoridades francesas investigan ahora si el maltrato institucional formaba parte de la actuación del grupo.
 
A preguntas de Investigate Europe, Orpea declinó hacer comentarios sobre las últimas transacciones con Lipany. "Es probable que las cuestiones planteadas entren en el ámbito de investigaciones pasadas, actuales o futuras", indicó un portavoz, añadiendo que el grupo denunció a las autoridades malas prácticas internas. Esto llevó a los jueces a abrir una investigación en junio de 2023 sobre abuso de confianza, fraude corporativo, blanqueo de capitales y corrupción. Mesnard e Yves Le Masne, ex consejero delegado de Orpea, fueron detenidos por la policía en el marco del procedimiento. 
 
"Es muy raro que se detenga a sospechosos por delitos de cuello blanco", admitió una fuente jurídica cercana a la investigación. El papel de Mesnard en Lipany es fundamental para la investigación. "La empresa puede haber sido utilizada como vehículo de blanqueo de capitales y corrupción", añadió dicha fuente. "Orpea puede seguir siendo rehén de sus inversiones compartidas con Lipany, ya que sus lazos comerciales son difíciles de romper", concluyó. Los abogados de Mesnard no respondieron a las preguntas planteadas por los periodistas de IE.
 
Aunque los investigadores están estudiando las actividades de Lipany hasta la denuncia de Orpea de abril de 2022, Investigate Europe descubrió otras operaciones dudosas que se han producido desde entonces.
 
El 5 de julio de 2022, Casamia International, filial italiana de Orpea, aumentó su línea de crédito a Lipany a 150 millones de euros, con un interés nominal del 0,1%, según los documentos corporativos depositados en el Registro de Luxemburgo. Los implicados se han negado a revelar el límite anterior, pero el 31 de diciembre de 2021 ya se habían utilizado 82 millones de euros de la línea existente. No se utilizó más dinero el año siguiente y Orpea no quiso decir si se prestó alguno en 2023. A través de Casamia International, el grupo es un acreedor histórico de Lipany, con préstamos por valor de decenas de millones de euros registrados en cuentas luxemburguesas e italianas desde 2017.
 
Aunque Mesnard fue despedido por Orpea dos meses antes, se mantuvo como presidente de Casamia International hasta el 6 de julio de 2022, un día después de que se firmara la ampliación de crédito a Lipany. Unas semanas antes, había presidido una asamblea ordinaria de Casamia International.
Extracto de las cuentas de Lipany en el Registro Mercantil de Luxemburgo.

Al mismo tiempo que Orpea comprometía más efectivo para Lipany, también cancelaba la paga de beneficios de sus empleados. "Los directivos del grupo explicaron entonces que tenían que devolver 55 millones de euros [de fondos públicos malversados] al Estado por sus chanchullos y que no había más dinero para nosotros", afirma Kéline Sivadier, representante sindical de los trabajadores. "Estamos muy enfadados al conocer estas nuevas revelaciones", añadió, en declaraciones a IE.
 
Laurent Guillot, el nuevo jefe de Orpea, prometió "tolerancia cero" tras su toma de posesión el 1 de julio de 2022, lo que no impidió que la compañía y Lipany prosiguieran sus intercambios inmobiliarios en 2023. El 29 de marzo, Orpea adquirió RSS Seniors+ y sus participaciones en 13 residencias francesas en las que Orpea era hasta entonces socio minoritario. El precio de venta o las conexiones con Lipany no se revelaron en las cuentas anuales.
 
En Italia, dos centros construidos con financiación de Orpea abrieron sus puertas en primavera bajo la marca Comfortcura, la red de residencias de Lipany. Situadas en Milán y cerca de Venecia, pertenecen a Rodevita, una firma luxemburguesa participada en un 45% por Orpea y en un 55% por Roberto Tribuno. En 2018, Orpea concedió a Rodevita un préstamo sin intereses de 20 millones de euros, con la aprobación de Sébastien Mesnard.
 
Aunque Sébastien Mesnard ya ha sido sustituido al frente de las estructuras italianas de Orpea, los datos del Registro Mercantil de Italia apuntan a que sigue en el consejo de dos filiales de Lipany en las que también participa el grupo, vinculadas a un geriátrico en Génova.
 
Lipany y su propietario, por su parte, no han sido apartados por Orpea, aunque están incluidos en su denuncia por malversación de activos de la empresa. Roberto Tribuno sigue figurando como director de varias empresas propiedad conjunta de Lipany y Orpea, según el registro italiano. También figura como miembro del consejo de administración de tres filiales de Orpea en Italia, entre ellas Casamia International y su dueña directa, otra compañía denominada LTC Invest.

La relación de Tribuno con estas dos entidades es profunda. Lipany mencionó por primera vez un préstamo sin intereses de 40 millones de euros de Casamia International en sus cuentas de 2017. En diciembre de ese año, Lipany compró Casamia International a LTC Invest, para volver a vendérsela doce meses después por el mismo precio. Las transacciones tuvieron siempre lugar unos días antes del cierre de las cuentas anuales. 
 
De 2009 a 2018, Lipany y Orpea intercambiaron 14 empresas italianas vinculadas a geriátricos, algunas de ellas cambiando de manos varias veces. Desde que estalló el escándalo de Orpea el año pasado, su dirección se ha apresurado a culpar a un puñado de exdirectivos. "Se ha robado a los accionistas, igual que se ha robado a la empresa", insistía Guillot a principios de año. "Han sido víctimas de la anterior dirección". 
 
La operación "manos limpias" se ha acelerado recientemente, ya que Orpea está a punto de ser nacionalizada parcialmente. El Estado francés acordó en febrero inyectar 605 millones de euros en Orpea antes de finales de año, a cambio de una participación mayoritaria en la endeudada empresa.
 
Si los problemas legales ya han comenzado en Francia para Sébastien Mesnard, su socio Roberto Tribuno parece relativamente tranquilo. En marzo de 2023, fue absuelto de los cargos de fraude y malversación en una residencia propiedad de Lipany en Liguria. Los jueces italianos dictaminaron que las pruebas documentales sobre una presunta malversación de 260.000 euros de fondos públicos se presentaron demasiado tarde.
 
Durante el último año, Tribuno reorganizó algunas de sus inversiones, añadiendo una nueva capa de opacidad a su estructura empresarial. Desde julio, casi todas sus sociedades italianas son filiales de dos nuevas sociedades luxemburguesas creadas por Lipany: Turbie SA y Simplon SA. Como resultado, el nombre de Lipany ya no es visible como accionista directo de Orpea en Italia. Tribuno no quiso responder a ninguna de las preguntas planteadas por IE.
 
Orpea también está estudiando un cambio de nombre para hacer borrón y cuenta nueva. "Sin duda ocurrirá cuando estemos preparados, para hacer realidad nuestra evolución", anunció el consejero delegado Laurent Guillot en televisión este verano. Pero los casos judiciales no desaparecerán. Las familias de los residentes han presentado tantas denuncias por malos tratos contra la empresa que su dirección no fue capaz de establecer el número exacto en su último informe anual.
 
Actualización (26 de septiembre de 2023): Pese a los reiterados intentos de obtener la versión de Roberto Tribuno durante la investigación, solo envió una respuesta tras la publicación de este artículo. El empresario italiano sostiene que "la renovación de la línea de crédito con el Grupo Orpea fue un mero acto formal y administrativo sin ningún efecto sobre la posición de crédito/deuda" de Lipany. "No he sido contactado o interrogado ni por las autoridades francesas ni por las italianas", destacó.
______
 
Con información de Lorenzo Buzzoni.
Edición: Chris Matthews, Manuel Rico.

PERIODISMO DE VERDAD

¡Te necesitamos! Tu donación nos ayudará a desvelar la información que importa

Artículos recomendados

Recibe en tu correo historias de investigación de una Europa en movimiento.