El problema del plástico en Europa explicado en seis gráficos

Alexia Barakou

Attila Kálmán || ""
Attila Kálmán
28 abril 2023
La producción de residuos plásticos en la UE se ha duplicado, pasando de 9,5 millones de toneladas en 2004 a 19 millones en 2020. El ciudadano medio de la UE generó en 2020 casi 35 kilos de residuos de envases de plástico.
"El plástico no es necesariamente un monstruo", afirma Helmut Maurer, antiguo funcionario de la Dirección de Economía Circular de la Comisión Europea. Barato, versátil y práctico, es difícil imaginar la vida sin él. "Pero lo que es un monstruo", añade, "es la forma en que hacemos uso del plástico de vida corta. Y esto es lo que causa también la mala imagen y lo que provoca la contaminación".

Los envases representan una parte importante de la producción de plástico (44% en todo el mundo, 40% en la UE) y, además, la industria produce mucho plástico de usar y tirar.

"La contaminación por plástico no es un problema de residuos. Es un problema de producción. Es un problema de sobreproducción", afirma Delphine Lévi Alvarès, de la ONG Break Free from Plastic. Desde los años 50 se han fabricado en todo el mundo casi 10.000 millones de toneladas de plástico, dos tercios de ellas en las dos décadas posteriores al año 2000.

La OCDE prevé que este crecimiento exponencial continúe a menos que algo cambie. Y esto tiene un alto coste medioambiental: en 2050, las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la producción, uso y eliminación de plásticos podrían representar el 15% de las emisiones permitidas.

Según Plastics Europe, patronal europea del sector, un tercio de todos los plásticos se produjeron en China en 2022. La cuota europea está disminuyendo, con un 15% producido en el continente el año pasado.

Europa está por encima de la media mundial en la proporción de plástico reciclado, pero incluso aquí sigue siendo sólo de alrededor del 10%. A nivel mundial, la tasa es mucho peor, del 6%.
Mientras que la cantidad de plástico reciclado aumenta, la de plástico virgen lo hace aún más. También estamos muy lejos de los objetivos de reciclaje de la UE, y aún más lejos de los sueños de economía circular del Pacto Verde Europeo. "La cuestión es que los plásticos nunca serán circulares", añade Maurer. "Los plásticos son productos petroquímicos, y por naturaleza se degradan fácilmente por oxidación. Cuando quieres reutilizar residuos plásticos, tienes que añadir aditivos, tienes que añadir material virgen y tienes que potenciar el material degradado".

Therese Karlsson, investigadora de la Red Internacional de Eliminación de Contaminantes, está de acuerdo: "Tenemos que reducir la cantidad de plásticos que utilizamos, porque con las cantidades que usamos hoy no hay forma de gestionarlo de manera sostenible". Pero en lugar de eso, estamos dejando un montón de residuos cada vez mayor. La producción de residuos plásticos en la UEse ha duplicado, pasando de 9,5 millones de toneladas en 2004 a 19 millones en 2020.

Por término medio, un ciudadano de la UE produce anualmente 42,6 kg de residuos de plástico, un belga más del doble y los italianos no se quedan atrás. Sin embargo, esta cantidad sólo representa la cantidad de residuos plásticos recogidos por separado, e incluso podríamos alabar a belgas e italianos por su disciplina en la recuperación, a pesar de que producen muchos residuos plásticos.

Los residuos domésticos se producen a una escala mucho mayor: eran 180 millones de toneladas en 2004 y 203 millones en 2020. Una parte importante también es de plástico, principalmente envases. Las pruebas de laboratorio realizadas por una incineradora de Budapest revelaron que alrededor del 15% de los residuos domésticos mezclados son de plástico. Las cifras pueden variar mucho de un país a otro, pero es casi seguro que esos plásticos no se reciclan.

No es de extrañar, pues, que en Europa sólo se recicle, en el mejor de los casos, el 32,5% de los plásticos. Múltiples ONG y estudios han demostrado que gran parte del plástico que se envía para reciclar acaba en vertederos o se quema, ya que los datos sólo recogen los plásticos "enviados o preparados para reciclar".

Las tasas de reciclaje de residuos de envases de plástico son un poco mejores, pero en la mayoría de los países están muy por debajo de los objetivos de la UE para 2025 y 2030. De hecho, los residuos de envases de plástico generados en la UE aumentaron en tres millones de toneladas entre 2012 y 2021.
Aunque la cantidad de residuos de envases de plástico reciclados por ciudadanoaumentó en 3,2 kilos entre 2010 y 2020, la cantidad generada fue de 20 kilos más por persona, lo que supone un nuevo descenso de la tasa de reciclaje.
En 2020, el ciudadano medio de la UE generó casi 35 kilos de residuos de envases de plástico. Esto equivale a 1.070 botellas, tomando como base el peso medio de una botella de plástico PET de medio litro. Los húngaros son los que más envases de plástico utilizan per cápita, mientras que los croatas son los que menos.

"Tenemos que acabar con la ilusión de que estas cosas se reciclan. Si compras cosas de plástico y crees que van a ser recicladas cuando las tires, es una sensación muy diferente a cuando sabes que van a acabar en un vertedero o incineradas", argumenta Nusa Urbancic, directora de campañas de Changing Markets.

La estimación más optimista es que alrededor del 39% de los envases de plástico desechados se reciclan. Otro 39% se incinera y el resto se envía a vertederos.

Cada año se generan en la UE unos 30 millones de toneladas de residuos plásticos, de los cuales alrededor del 3% se exporta al exterior. Esta cifra era más del doble en la década de 2010, cuando hasta el 10% de los residuos plásticos europeos se enviaban al extranjero.
En 2012, la UE envió más de 1,5 millones de toneladas a China, pero esta cifra se redujo drásticamente tras la entrada en vigor de una prohibición de las importaciones en 2018. Solo 705 toneladas llegaron a puertos chinos en 2021.

Los residuos plásticos se han desviado a nuevas rutas: algunos países del sudeste asiático están tratando de llenar el vacío dejado por China, y Turquíarepresenta ahora casi el 40% de las exportaciones de residuos plásticos de la UE. Pero el vacío dejado por la prohibición de China permanece. Esto provocó consecuencias no deseadas: desde 2018, la cantidad de residuos plásticos incinerados en Europa aumentó un 39%.

Al mismo tiempo, los flujos intracomunitarios de residuos aumentaron, pero es imposible saber en qué medida. Las reexportaciones no se tratan por separado en las estadísticas, es decir, los residuos se incluyen en ellas tantas veces como se reexportan. Según varios expertos, la cantidad de residuos plásticos que se mueven dentro de la UE cada año podría ser entre un 10% y un 20% inferior, es decir, entre 2 y 2,5 millones de toneladas.

Y, como muestran las estadísticas de exportaciones e importaciones intracomunitarias, los residuos plásticos se dirigen sobre todo a Alemania, Países Bajos y Bélgica, países con grandes puertos. Estos países también figuran entre los exportadores extracomunitarios, por lo que cabe suponer que no están (sólo) en la lista por sus propias exportaciones de residuos plásticos.
__________
Gráficos: Marta Portocarrero
Edición: Chris Matthews

Recibe en tu correo historias de investigación de una Europa en movimiento.