Primera lección de la crisis: somos más iguales de lo que creemos

17 marzo 2022
Paulo Pena || ""
Paulo Pena
Mientras la amenaza del Covid-19 ha dejado desiertas las calles de las principales ciudades europeas, los primeros signos de la primavera han hecho que la gente acuda en masa a las playas de Portugal y Grecia, mientras en Noruega la gente se dirigía a sus casas de vacaciones en la montaña.
La gente llenó la playa de Carcavelos, a veinte minutos en coche de la capital portuguesa, el día en que la OMS declaró el Covid-19 pandemia. En Grecia, las playas se llenaron el fin de semana. Y en Noruega el gobierno amenazó con movilizar al ejército para vaciar los refugios de montaña, otro de los lugares favoritos para escaparse un fin de semana.

Las calles de las ciudades están más desiertas; en Lisboa, Atenas y Oslo. Poco importa que la religión dominante sea el catolicismo, el cristianismo ortodoxo o el protestantismo. Da igual que estemos en el Oeste, en el Este, en el Sur o en el Norte. Si el PIB per cápita es bajo o alto. La amenaza de una enfermedad nos ha obligado a un aislamiento social sin precedentes.

Poco a poco nos vamos acostumbrando a vivir como en tiempos de guerra, como ya ha hecho Italia. Sólo en Piacenza, una ciudad del norte de Italia, el sábado 14 de marzo murieron 24 personas a causa del Covid-19.

Pero el miedo se extiende más rápido que el virus. Muchos países han cerrado las fronteras, y a los que no lo han hecho les instan a hacerlo los que creen que es una forma de controlar la pandemia.

Casi todos los Estados europeos han decidido suspender las clases en las escuelas y aconsejan el aislamiento voluntario. Muchos han cerrado cafeterías, bares y restaurantes, peluquerías y centros comerciales. En Lisboa, los escaparates de las panaderías muestran pasteles ordenados y mesas vacías. En las calles hay paseantes con mascarillas y, cada vez más, guantes. Hay quien sale a hacer ejercicio. Hay quien va al supermercado (y a las farmacias, con sus nuevas colas ordenadas, y una distancia de un metro entre cada cliente que espera su turno). Hay quien decide no salir.

La nueva normalidad se ha establecido en poco tiempo. Pero el miércoles por la tarde (11 de marzo), cuando muchos ya habían decidido aislarse, llegó una noticia que provocó indignación: las playas cercanas a Lisboa estaban llenas. Con el termómetro alcanzando temperaturas veraniegas en pleno invierno y un futuro incierto por delante, miles de personas decidieron tomar el sol y zambullirse en el Atlántico.

Las redes sociales se llenaron de acusaciones de falta de responsabilidad social. Las imágenes mostraban la abarrotada playa de Carcavelos, la contraponían a la vacía plaza de San Marcos de Venecia y concluían con la frase habitual en estas circunstancias: "Sólo en este país...".

Pero no sólo en Portugal se desoyeron los consejos oficiales.
El sábado 14 de marzo, pocos días después de que el gobierno griego cerrara bares, restaurantes, cafeterías y centros comerciales, un sol tentador brillaba sobre el Egeo y miles de atenienses llenaban las playas. En Asteras Vouliagmeni, al sur de Atenas, una playa con entrada de pago, los guardias de seguridad tuvieron que dispersar a una multitud que intentaba entrar incumpliendo las normas de aforo.

Las redes sociales griegas se llenaron del mismo dedo acusador que las portuguesas. Y el primer ministro heleno (centro-derecha) dijo lo mismo que el ministro de Sanidad portugués (centro-izquierda): "Acabo de pedir que se cierren mañana todas las playas y estaciones de esquí. La situación es grave y exige responsabilidad por parte de todos. Debemos evitar los lugares públicos con mucha gente. Estemos a la altura de las circunstancias. #quédate_en casa", tuiteó Kyriakos Mitsotakis.

No hay más que ver el titular del domingo en Aftenposten, el periódico más importante de Oslo (Noruega): "El Gobierno prohíbe a la gente ir a cabañas fuera de sus municipios". La decisión llegó después de que se estableciera un estado de ánimo idéntico al de Atenas y Lisboa. Con las normas en vigor para aconsejar el aislamiento preventivo de Covid-19, muchos noruegos decidieron abandonar las ciudades y dirigirse a las montañas, donde muchos tienen cabañas de vacaciones. Inmediatamente, las redes sociales empezaron a acusarles de "vergüenza de cabaña" (en noruego: hytteskam).

Un grupo de municipios de la montaña, con una población residente de 21.000 personas, vio cómo su número casi se triplicaba el viernes por la noche hasta alcanzar las 55.000 personas. En uno de estos municipios se registraron dos casos de coronavirus durante el fin de semana, ambos de personas que se encontraban en cabañas de vacaciones. Las autoridades empezaron a utilizar el seguimiento geolocalizado de las tarjetas SIM de los teléfonos móviles para identificar a quienes abandonaban las ciudades y rompían el aislamiento.

"Tendremos un colapso total de nuestro sistema de prevención si hay un brote de corona aquí", advirtió el alcalde de un municipio de montaña. "Quizá estás pensando en quedarte en tu cabaña. Pero si tienes mala suerte y te cortas con el cuchillo de cocina o te rompes un brazo, uno de nuestros médicos tendrá que dedicar su tiempo a ayudarte", dice el jefe médico de Hjelmeland, un municipio costero. Más de la mitad de las personas que llamaron a los servicios de emergencia el sábado eran habitantes de las ciudades que se desplazaron a las cabañas del campo.

También aquí las redes sociales señalaron con el dedo, esta vez con un poco de flema nórdica: "Así que están considerando enviar al ejército para mandar a la gente a casa. A estos idiotas deberían quemarles las chozas cuando se vayan. #hytteskam#koronavirus#egoistas".

Esta puede ser una de las primeras lecciones que enseña el aislamiento forzoso por el covid-19, y es una buena lección. Una que desmiente las convicciones de racistas y nacionalistas: en nuestras virtudes únicas, y en nuestros defectos endémicos, somos mucho más parecidos que diferentes, ya sea tomando el sol en una playa del Egeo o haciendo senderismo cerca de un fiordo noruego.

Historias de una Europa en movimiento

Suscríbete para recibir nuestras últimas investigaciones y análisis sobre los temas que te afectan y que están dando forma a la Europa de hoy.